Groups audience: 

El principio 4 de la GIRH afirma que “El agua tiene un valor económico en todos sus usos
competitivos y debería ser reconocida como un bien económico más que como un bien
social.” Este es quizás el principio que más controversias ha despertado y por ello requiere un
profundo análisis para una interpretación y aplicación constructiva.
Este principio es parte de la mirada integrada de los recursos hídricos, y de la búsqueda por
una gestión solidaria y social que logre el tan ansiado acceso universal y la preservación del
medio ambiente. Valorar el agua está lejos de significar venderla o privatizarla, es parte de
un conjunto de herramientas que tienden a favorecer una gestión equitativa e integrada.
Los contenidos del curso exploraron este principio en el marco de la GIRH, los desafíos
actuales para gestionar los recursos hídricos, y las herramientas para llevar los principios al
contexto donde deben ser aplicados.