El agua dulce es un recurso natural de primera magnitud y un factor clave de desarrollo.