El agua dulce es un recurso natural de primera magnitud y un factor clave de desarrollo.

El abastecimiento de agua y la disposición de saneamiento adecuados son fundamentales para reducir el riesgo de enfermedades, para garantizar el derecho a la alimentación, a la salud y a una vivienda digna. La falta de acceso a un saneamiento adecuado constituye una de las primeras causas de contagio de enfermedades. Tanto la escasez como la baja calidad del agua y un saneamiento deficiente afectan negativamente a la seguridad de los alimentos, las opciones de sustento y las oportunidades de educación, sobre todo las de las familias más pobres del planeta. Garantizar el acceso de todas las personas a servicios de saneamiento es el principal instrumento para proteger la calidad de los recursos hídricos y mejorar las condiciones de salubridad y de habitabilidad básica.

Sin embargo, los ecosistemas que nos proveen de agua dulce y los servicios que éstos nos ofrecen de forma gratuita se están deteriorando de manera peligrosa. El deterioro que ha sufrido desde la mitad del siglo XX por los impactos de la actividad humana, sumado a los riesgos que entraña el cambio climático, lo han convertido en un problema de seguridad, así como un elemento central en las Agendas de Desarrollo, clave para alcanzar muchos de los Objetivos del Milenio.

La cooperación española está firmemente comprometida con el sector del agua y el saneamiento. El recientemente aprobado, IV Plan Director (2013-2016) señala este sector como estratégico y prioritario, y fija el objetivo de “Impulsar una estrategia para favorecer la implementación del derecho humano el agua y al saneamiento, priorizando los sectores más vulnerables y marginados”.

Esta priorización del sector, se ha materializado, por ejemplo, a través del apoyo dado a la obtención de las Metas de Desarrollo del Milenio; o el impulso al reconocimiento del derecho humano al agua y al saneamiento. 

El compromiso más importante de la cooperación española en este ámbito en es el Fondo de Cooperación de Agua y Saneamiento para  América Latina y Caribe (FCAS). Este Fondo constituye una iniciativa sin precedentes, pues nunca antes una cooperación había concentrado tantos fondos en agua y saneamiento en la región latinoamericana. Con más de 790 millones de euros desembolsados en donaciones, el Fondo está presente en 18 países a través de una cartera de 66 programas de cooperación.

A nivel internacional, estamos en un momento único para el sector, con el reciente reconocimiento del Derecho Humano al agua potable y Saneamiento, y un gran número de procesos y debates abiertos sobre cómo debe configurarse la agenda de desarrollo post-2015 en este ámbito.

 

Desde la cooperación española, queremos aprovechar este momento para realizar una jornadas de reflexión que desde la experiencia acumulada en 25 años de cooperación tanto por nosotros como por los profesionales de la Región nos permitan:

  • contribuir a los procesos internacionales abiertos: agenda post-2015 e implementación del derecho humano al agua y saneamiento
  • mejorar la calidad de nuestra ayuda ejecutada a través  del Fondo de cooperación para agua y saneamiento
  • potenciar las sinergias de las distintas redes e iniciativas de formación en materia de agua y saneamiento constituidas en la región
  • analizar, desde la situación actual de la región, los elementos que han de configurar el futuro de la cooperación en el sector

El apoyo decidido de la región al reconocimiento al Derecho Humano al agua y saneamiento, los avances en el cumplimiento de las metas del milenio y en la mejora de los servicios de agua y saneamiento así como el conocimiento y la experiencia acumulada durante este período pueden y deben aplicarse en el diseño del marco de desarrollo del futuro, con especial énfasis en la implementación del derecho humano, el acceso a servicios de saneamiento, en el que existe aún un retraso importante, y la conservación de los recursos hídricos en un contexto de cambio climático.

Event Date: 
25/11/2013 - 18:30 to 28/11/2013 - 18:30